Andy Puddicombe – De Monje a Emprendedor y Como la Meditación te Puede Cambiar la Vida

MONJE-EMPRENDEDOR-MEDITACION-HEADSPACE-ANDY-PUDDICOMBE

Como ya sabes, Juanmi y yo somos bastante fans de la meditación y siempre que podemos recomendamos a todo el mundo que la pruebe.

Todos nuestros referentes en EEUU hablan de este hábito como uno de los que más impacto ha tenido en su vida. De hecho, si analizas a diferentes emprendedores estadounidenses de éxito descubrirás que la meditación es un factor común entre ellos.

Si cracks como Pat Flynn o John Lee Dumas lo hacen, por algo será, ¿no? 😉

Pero hoy no te vamos a hablar solo de meditación sino también de una historia de emprendimiento que seguro te servirá de inspiración. Así que sigue leyendo…

¿Por qué es tan bueno meditar?

Desde hace algún tiempo ya, me empecé a interesar mucho por todo lo relacionado con el desarrollo del potencial de la mente. Todos sabemos que no usamos ni un 10% de sus posibilidades y estoy segura de que con un poco de entrenamiento llegaríamos a hacer cosas que ahora mismo nos pueden parecer imposibles.

De todas formas no hace falta ir tan lejos para hacerse preguntas como: ¿Cómo sacarle más partido a nuestra mente en el día a día? ¿Cómo controlar los pensamientos para evitar críticas negativas? ¿Cómo ser menos reactivos antes las situaciones y controlar mejor nuestros impulsos y sentimientos?

Ahí fue cuando empecé a investigar sobre la meditación como la técnica maestra para desbloquear gran parte de ese potencial.

Se que esto puede sonar muy esotérico, pero lo cierto es que cada vez se ha ido poniendo más de moda y como digo, ahora muchos de esos emprendedores americanos cuenta abiertamente que meditar es una de las claves de su éxito.

Esto no se trata de creer o no creer. Hay que experimentarlo y juzgar por tí mismo.

Y por eso nosotros te contamos los cambios que hemos podido experimentar hasta ahora, cuando por fin hemos conseguido tener un hábito de meditación mas o menos constante.

  1. Menos estrés: hemos notado como el relax invade nuestro día a día. Antes íbamos como locos de aquí para allá, terminando tareas y con el “urgente” pegado en la frente. Hoy podemos decir que hay más calma en nuestra vida y que somos nosotros los que controlamos nuestro tiempo.
  2. Menos pensamientos rondando la cabeza: piensa que tu cerebro es como un músculo. Si haces 100 sentadillas, tus cuádriceps se cansan. Pues si estás 24 horas al día pensando y pensando tu cerebro también lo hace. Desde que meditamos hemos podido dejar de pensar en 100 cosas a la vez cada segundo.
  3. Más foco y concentración: esa liberación de pensamientos nos permite estar focalizados en lo que hacemos y nos es más fácil resistir a la temida multitarea.
  4. Menos bloqueos y agobios: la ecuación es simple; a menor número de pensamientos simultaneos, menor número de agobios. Podemos pensar con más claridad y tomar mejores decisiones, lo que nos hace evitar sufrir bloqueos mentales ante situaciones complicadas.
  5. Más claridad para tomar decisiones: tener más claridad mental hace que podamos centrarnos en un solo problema y buscarle la mejor solución. Antes el ruido mental aislaba esa solución y hacía que no siempre acertáramos.
  6. Más facilidad para dormir: el meditar antes de dormir nos hace caer rendidos en la cama y no estar dando vueltas horas y horas. Olvidaros de ver la televisión e iros a la cama directamente, a meditar antes.
  7. Menos problemas: la meditación en sí no va a eliminarte problemas, pero sí que los hace más pequeños. Al aislarlos y dejarlos fuera de tu mente durante un tiempo, luego podrás verlos con otra perspectiva.
  8. Más creatividad: meditar es como hacer una limpieza del cerebro, ya que eliminas los pensamientos que sirven para poco o nada. Eso nos ha permitido encontrar soluciones más creativas para nuestro día a día y que se nos ocurran ideas mejores.

Esta demostrado que la práctica habitual de la meditación cambia la estructura del cerebro. Incrementa le materia gris en zonas tan importantes como el cortex prefrontal, encargado entre otras cosas de planificar, resolver problemas y las emociones.

El problema de meditar: es difícil empezar

El único problema de meditar es que cuesta mucho empezar.

Puede que lo hayas probado alguna vez pero hayas pensado: “bah, esto es una tonteria”. Aunque lo más seguro es que ni lo hayas intentado todavía una vez en serio.

Y te entiendo.

La verdad es que Juanmi y yo habíamos intentado varias veces crear el hábito, pero audios sueltos o vídeos de YouTube sin continuidad no ayudaban.

Lo peor de todo es que la sensación es muy frustrante. Si eres capaz de pensar cien mil cosas a la vez y hacer trabajar a tu cerebro a tope, ¿cómo no vas a ser capaz de desconectar todos esos pensamientos y centrarte en ti durante 5 minutos?

Pues no podíamos, de verdad. Y lo normal es que cualquier persona media, sobre todo si es emprendedor, no pueda.

Algo que nos dio un buen empujón para empezar a probar y ver la potencia que esto tenia fue el Método Silva. Es un sistema que se basa en llevar a tu cerebro a una frecuencia de onda especifica propicia para la meditación. Nos gustó bastante y aprendimos mucho pero tampoco nos sirvió para crear el hábito.

Al final, no se muy bien como, encontramos la solución en Andy Puddicombe y HeadSpace.

¿Quién es Andy Puddicombe?

Antes de hablar de HeadSpace, te contaré brevemente la historia que hay tras esta fantástica aplicación.

Andy Puddicombe era un estudiante universitario más de la Universidad de Bristol, Inglaterra, y tenía 20 años cuando todo cambió. Tenía toda la vida por delante, tiempo para emprender y amigos por todas partes.

Justo antes de entrar en la Universidad Andy Puddicombe sufrió un accidente y varios amigos murieron en él. Eso, según sus propias palabras, le dejó lleno de preguntas y en medio de una crisis total.

Su solución a esa crisis fue, a la edad de 22 años, abandonar la Universidad tras dos años y coger un avión al Himalaya para convertirse en monje budista. Pasó de estudiar para los exámenes finales a entrenarse en el mundo de la meditación 18 horas al día.

Estuvo más de 10 años viajando entre diferentes monasterios del mundo para convertirse en todo un maestro de la meditación pasando por lugares como India, el Tibet o Moscú. Y no fue hasta 2004 cuando volvió a Inglaterra.

Tantos fueron los beneficios que experimentó gracias a la meditación que sentía la necesidad de que más gente conociera esta técnica. Sabia que al margen de los prejuicios que solemos tener, al margen de religiones o estereotipos, la meditación, incluso a nivel amateur, puede ayudar a la gente a vivir mejor y estar más presente en el día a día.

Así fue como inició su camino emprendedor creando una aplicación que hiciera más accesible la meditación y el mindfulness al mundo occidental: HeadSpace.

Hoy en día la aplicación tiene más de un millón de usuarios y es la referencia mundial de meditación. Y lo más importante en este caso (al menos para nosotros): ¡es la que por fin nos ha ayudado a crear el hábito de meditar!

Te recomendamos ver su charla TED. Si nosotros no te hemos convencido, él lo hará 😉

¿Qué tiene de especial HeadSpace?

HeadSpace es una aplicación, que también tiene versión web, con un objetivo muy simple: enseñarte cómo aprender a meditar “robándote” 10 minutos al día.

Y es que lo pone muy fácil. Te lo explica de forma muy sencilla y sobre todo te recuerda todo el rato que no tienes que sentirte mal si te distraes, si no tienes la postura correcta, si aguantas más o aguantas menos. Al final solo el hecho de intentarlo ya es un paso.

Lo importante de la app no es todo el contenido que tiene, que es casi infinito con horas y horas de sesiones para casi cualquier tipo de persona, sino que está 100% adaptada a los novatos.

Podríamos decir que es una especie de programa de entrenamiento para la meditación. Es offline, te permite llevar un registro de tus logros y tiene muchos añadidos como tutoriales o un podcast para facilitarte el aprendizaje.

Nosotros comenzamos con ella sin tener ni idea y hoy seguimos usándola para tener nuestros 10, 15 y hasta 20 minutos diarios de meditación.

En su versión gratuita ofrece un programa llamado Take 10, que te permite conocer la técnica de meditación en 10 sesiones de 10 minutos. Si te gustan, solo tienes que pasarte al sistema de suscripción de pago (desde 4,74€ al mes) y empezar con el resto de programas para aprender a meditar.

Y tú, ¿no tienes 10 minutos al día para ti mismo?

Puede que pagar por aprender a meditar te parezca una locura. Pero si quieres aprender rápido y notar los beneficios de la meditación, sin estar investigando de 100 fuentes distintas, es la mejor solución.

Empezar el día con tan solo 10 minutos de meditación puede producir cambios muy importantes en tu productividad y vida en general. Ya has visto todo lo que nos ha ayudado a nosotros.

Pero no te creas nada de lo que te decimos. Ni nada de lo que te diga nadie jamás.

Simplemente pruébalo. Saca 5-10 minutos para ti mismo, instala HeadSpace y comienza a meditar hoy.

Y si tienes alguna duda sobre cómo comenzar, problemas para meditar o quieres contar tu experiencia con la meditación, te esperamos en la zona de comentarios 😉

About the author

Isa

Tras crear varios proyectos en internet y vender nuestra startup en 2015, ahora nos dedicamos a viajar por el mundo y compartir nuestra experiencia ayudando a otros emprendedores a sacar su máximo potencial, avanzar con sus negocios y crear su estilo de vida.

18 comments

Leave a comment: