4 técnicas que funcionan para evitar el perfeccionismo paralizante y avanzar sin dudas hacia tus objetivos

¿Sientes que no avanzas en tus proyectos? ¿Te pasas horas investigando pero sigues sin tener claros los siguientes pasos? ¿Le das mil vueltas a las cosas antes de darlas por acabadas?

Cuidado porque puedes estar cayendo en el perfeccionismo paralizante.

Es bueno ser perfeccionista y querer hacer las cosas bien, pero hasta cierto punto. Todo depende de la importancia y riesgo de la tarea en cuestión. Llega un momento en el que seguir dándole vueltas a los detalles y queriendo mejorar hasta el infinito no es productivo.

La gente que se pierde mucho en los pequeños detalles rara vez acaba algo, incluso puede que ni lo llegue a empezar.

¿La causa de este perfeccionismo?

Normalmente creencias del tipo: sé perfecto! sé el mejor! Pensar que nunca es suficiente para cumplir tus expectativas y las de los demás.

Revisa si tu mismo te pones el listón muy alto y metete algunas de estas frases en la cabeza:

No debes confundir perfeccionismo paralizante con la actitud de dar lo mejor de ti mismo. No se trata de ser pasota y hacer las cosas rápido y mal porque total, ¿qué más da? Se trata de pasar a la acción intentando dar lo mejor de tí pero sabiendo y asumiendo que vas a cometer errores y que no pasa nada porque de eso se trata. De fallar y aprender.

Por ejemplo, antes de empezar nuestro canal de Youtube nos tuvimos que enfrentar a esto:

¿Por dónde empezamos? ¿Hacemos un análisis de las mejores cámaras de video? ¿Micrófonos? ¿Hacemos un curso de grabación? ¿Un curso de edición? ¿Y si nadie nos ve? ¿Y si no le gusta a nadie?

Y al final, aquí estamos.

¿La calidad del video puede ser mejor? Por supuesto que sí.

El audio no es perfecto. Totalmente de acuerdo.

¿Podríamos mejorar nuestra forma de hablar y transmiti? Muchísimo, seguro.

Pero estamos TOMANDO ACCIÓN IMPERFECTA.

No somos perfectos, lo sabemos, lo asumimos, sabemos que cometeremos errores pero…

Elegimos avanzar, en lugar de paralizarnos por el perfeccionismo.

Nos gusta compartir lo que sabemos y ayudar a otros con nuestro propio ejemplo.

Creemos que la gente que nos sigue, como tu, realmente no le dais tanta importancia a esos detalles y lo que más valoráis es el contenido. Aunque por supuesto, eso no quita para que poco a poco vayamos mejorando en todos esos aspectos. Pero lo importante es que no nos paralizan.

Algunas claves para evitar paralizarte por el perfeccionismo y avanzar en tus proyectos:

1. Evita la Parálisis por Análisis

Aprender a vivir y a tomar decisiones con un componente de incertidumbre es básico.

Casi nunca vas a tener toda la información que te gustaria para tomar una decisión así que simplemente, decide con lo que tienes y ve aprendiendo y ajustando por el camino.

2. Aplica la Ley de Pareto, Identifica tu 20%

La Ley de Pareto dice que el 20% del esfuerzo genera el 80% de los resultados.

Cuando tengas que hacer algo, céntrate en hacer muy bien ese 20% importante. El resto son detalles superfluos que quitan mucho tiempo pero no aportan mucho al resultado final.

¿Por dónde empezar?

Identifica el 20% de tus tareas que generan el 80% de los resultados. Dedica la mayor parte del tiempo a ese 20% de tareas

¿Qué hacer con el 80% de tareas restante?

Pues en la medida de lo posible: elimínalas, delégalas o agrúpalas para que te quiten el menor tiempo.

En nuestro caso, las tareas más importantes son por supuesto la creación de contenido, cursos, videos y el email marketing.

3. Aplica la Ley de Parkinson, Ponte una Fecha Límite

La Ley de Parkinson dice que la complejidad de una tarea se expande hasta ocupar el tiempo disponible para realizarla.

O sea, que si tienes una semana para hacer la tarea, ten por seguro que te tirarás toda la semana y no la acabarás hasta el último día.

Tu mente se adapta al tiempo del que dispones.

Si tienes más tiempo, no estarás igual de concentrado y hasta que no veas que se acerca la fecha tope no te pondrás las pilas.

Por otro lado, nos cuesta dar por finalizada una tarea antes del plazo. Si acabas la tarea en 4 días, te pasarás 3 días más dándole vueltas a detalles e intentando mejorarla.

¿Cuál es la Solución?

Reduce el tiempo de que dispones para hacer la tarea para obligar a tu mente a concentrarse y ser más efectivo.

Hay veces que nos hemos tirado una y dos semanas para preparar, grabar y editar un video. Sin embargo, nos ha pasado ya un par de veces, que ha llegado el jueves (dia de video) y no lo teníamos todavía ni siquiera grabado.

En vez de decir, ya no nos da tiempo, lo retrasamos un día (o dos o tres), nos hemos puesto esa misma mañana a grabar y a editar en tiempo record y por la tarde lo estábamos subiendo, con la misma calidad que si hubiéramos tardado dos semanas.

Para nosotros es el mejor ejemplo de que cuando de verdad te pones una fecha límite muy ajustada, tu mente se concentra al máximo para hacerlo y te ahorras mucho tiempo de dar vueltas.

4. Busca el equilibrio entre Calidad y Esfuerzo

La calidad de tu trabajo debe ser lo suficientemente buena como para que sientas que te representa.

El esfuerzo dedicado debería ser el mínimo posible para llegar a ese resultado.

Cuando notes que estás dedicando más tiempo del que habías planificado pregúntate:

¿Merece la pena seguir? ¿Qué beneficios voy a obtener si sigo? ¿Alguien va a notar la diferencia o ya es suficiente?

No tiene sentido editar un video en 3 horas, y después tirarte otras 3 horas probando a cambiar el color de los títulos, o es que no me convencen las tomas falsas, que tal si pruebo con otra música…

Seguro que la calidad ya es suficientemente buena, no le des más vueltas a detalles que no van a hacer que se note la diferencia.

Si aplicas estos principios, te darás cuenta de que poco a poco irás incorporando el hábito de hacer, simplemente hacer.

Como el eslogan de Nike: Just do it!

Cada vez te será más fácil empezar, hacer y tomar decisiones.

“Tomar acción imperfecta” es una de las cosas que más nos ha funcionado en muchos de nuestros proyectos.

Evita el perfeccionismo excesivo como forma de detener el avance. Prueba, arriesgate, haz! Nada ni nadie es perfecto.

¿Crees que caes a menudo en el perfeccionismo paralizante? ¿Qué técnicas usas para evitarlo? ¡¡Dínoslo en los comentarios!!

About the author

Isa

Tras crear varios proyectos en internet y vender nuestra startup en 2015, ahora nos dedicamos a viajar por el mundo y compartir nuestra experiencia ayudando a otros emprendedores a sacar su máximo potencial, avanzar con sus negocios y crear su estilo de vida.

28 comments

Leave a comment: