10 Consejos para Emprender en Pareja y no tirarte los trastos a la cabeza

Emprender en pareja es una tendencia cada vez mayor, y a la vez un gran reto. Hoy os vamos a contar los pros, los contras, las ventajas, las desventajas, y todo lo que tenéis que saber para llevar a buen puerto vuestros objetivos y vuestro negocio, sin morir, por supuesto, en el intento.

Cuando le contamos a la gente que trabajamos juntos, muchos se echan las manos a la cabeza en plan, pero ¿cómo aguantáis?

Seguro que habréis escuchado muchas veces la típica noticia durante julio y agosto sobre los divorcios, porque es cuando más divorcios hay, y es que las vacaciones te obligan a pasar mucho más tiempo con la pareja y eso en la mayoría de los casos, no se lleva nada bien.

Y es que a pesar de que emprender en pareja tiene sus cosas negativas, si sabes sabes sacar el aprendizaje de todo este camino y lo aprovechas en tu día a día, os podemos asegurar que es superbonito y muy enriquecedor.

Así que vamos a contaros nuestros aprendizajes en este tema y algunas claves que esperamos que os sirvan para disfrutar más de este camino.


1. Trabajar separados

Obviamente, al emprender en pareja se pasa mucho más tiempo juntos de lo normal. Nosotros recomendamos que siempre que el entorno te lo permita, trabajéis en habitaciones separadas para evitar interrumpiros continuamente.

Sí que es bueno reuniros en una revisión diaria en la que os juntáis y revisáis lo que ha pasado durante el día, qué habéis hecho mal, fracasos, avances… y siempre a una hora concreta y una al día.

2. Tener roles diferenciados

Una de las claves de emprender en pareja es que cada una de las personas que están en el proyecto tengan sus roles y responsabilidades claros. Evidentemente, no todos hacemos lo mismo, no todos sabemos hacer las mismas cosas. Por eso es importante identificar las fortalezas de cada persona y que cada uno esté en lo que más le gusta hacer y lo que mejor sabe hacer.

La clave es conocerse bien y saber qué es lo que cada uno puede aportar al proyecto y al negocio, dividiendo así esos roles y responsabilidades para que todo fluya mucho mejor.

En nuestro caso, a Juanmi le gusta más la creación de ideas, la investigación de herramientas, las redes sociales… es como ese creador loco. Sin embargo, Isa es más como la arquitecta, la planificadora, a quien le gusta tener todo claro, ver el siguiente paso y accionar cosas. Tiene siempre ese punto de planificación organizada. Juanmi es más desastre, y necesita a Isa para que le ponga las ideas una detrás de otra.

La clave es pensar en equipo y que cada uno aporte algo, y no verlo como que cada uno piense diferente: no es una desventaja, es una ventaja que enriquece el proyecto y las ideas que surgen.

3. Dar feedback de forma positiva

Cuando hay mucha confianza, a veces se pierden un poco los modos a la hora de decir las cosas, así que es importante pensar antes de hablar y dar feedback de forma positiva primero y luego de forma constructiva.

Imagínate que llevas dos o tres días trabajando en algo y vas con toda tu ilusión a enseñárselo a tu pareja, y lo primero que hace es fijarse en un error o decirte algo negativo que no le gusta.

Así que es importante, cuando uno de los dos pide feedback, valorar primero el esfuerzo y después dar feedback constructivo.

Un hábito que nosotros tenemos a diario es que antes de dormir nos decimos tres cosas positivas, tanto del proyecto como en la vida personal, que nos han gustado el uno del otro. De esta forma haces ver a la pareja que valoras su aportación en el negocio o en cualquier otro ámbito de la vida en pareja, y la parte positiva se refuerza.

4. No tomarse las críticas como algo personal y negativo

Relacionado con el punto anterior, es importante no tomarse las críticas de la otra persona (siempre que te las diga de buenas formas) como un ataque personal.

Por eso es importante cuidar el lenguaje cuando estamos dando feedback y ser asertivo en las comunicaciones, es decir, no etiquetar a nivel personal para que las discusiones de trabajo se queden solo ahí.

Si en la forma de comunicar hablas del “somos” y del “conjunto”, quitas hierro al asunto cuando uno de los dos cometa un error, y encuentras una solución para ambos ante errores que se suelan repetir.

5. Mantener una buena comunicación y ser empático

Uno de los hábitos más importantes y que más nos gusta aplicar en el día a día es el hábito 4 del libro “Los siete hábitos de las personas altamente efectivas”, que dice: primero entender y después ser entendido.

Cuando hay una discusión o cuando se atisba una, es básico ponerse en el lugar de la otra persona y entender por qué esa persona está en ese estado. Una vez que la has entendido, puedes argumentar lo que quieras expresar sobre lo que sea.

La comunicación es básica, y al final, en el día a día, a la hora de llevar un negocio entre dos personas hay muchas cosas en las que hay que ponerse de acuerdo. Como somos dos personas distintas con pensamientos diferentes, cada uno en un momento dado puede tener puntos de vista totalmente opuestos, por lo que hay que hacer un esfuerzo mucho mayor que si estuviéramos solos para explicar cada uno su punto de vista e intentar llegar a un acuerdo intermedio u otro tipo de soluciones alternativas.

Normalmente, si tenéis la capacidad de conversar y dialogar, dure lo que dure la conversación, cuando se llega a un punto en común la solución muchas veces es mucho mejor que los puntos de vista de cada uno por separado.

6. Busca momentos de desconexión

Esta es una de las partes más difíciles. Cuando trabajas en pareja, es muy fácil que todas las conversaciones giren en torno al negocio. Si trabajas en pareja, seguro que te sientes identificado con eso de salir a cenar por San Valentín y acabar hablando del proyecto, negocio y trabajo.

Hay que intentar buscar esos momentos de desconexión para disfrutar juntos en pareja sin que el negocio sea protagonista.

A veces nosotros nos dábamos cuenta de que eso de “dejamos de trabajar a las 6 de la tarde” no funcionaba, porque como nos gustaba lo que hacíamos, llegaban las 6 y seguíamos trabajando.

Si no tienes planificado hacer otra cosa, continúas avanzando porque siempre hay cosas que hacer. Por eso hay que ser proactivo y buscar actividades que podáis hacer juntos: ir al cine, hacer deporte, dar un paseo… y agendarlo en un bloque de tiempo en el calendario para tenerlo reservado para vosotros.

7. Diferenciar trabajo de vida personal

Esto puede resultar bastante difícil, pero es importante.

Por mucha complicidad que exista en la pareja, buen rollo y buena comunicación, no todos los días son arcoíris, felicidad y saltos por nubes de colores. Hay días malos. Y semanas chungas.

Si a esto le sumamos el trabajo en común, todo se puede llegar a mezclar y acabar en caos.

Por eso, hay que aprender a diferenciar entre trabajo y vida personal para que una interfiera lo mínimo en la otra. Una discusión de pareja no debe traspasar al lado del trabajo y viceversa.

En el trabajo, somos compañeros. Fuera del trabajo, somos el matrimonio más enamorado. Cada cosa en su momento.

Este punto es uno de los más difíciles, porque en el día a día, si te has peleado en el mundo empresarial, es muy difícil, si estáis conviviendo, no llevártelo al ámbito personal, y cuando estéis tranquilamente en el sofá con las palomitas, lo saques a relucir. Es importante separar ambos mundos.

8. Nunca echar en cara decisiones

Si hay un tema en el que no estamos de acuerdo, hay que dialogar.

Y cuando se toma una decisión, puede que uno esté más a favor que el otro con ella, pero hay que asumirla como una decisión de todo el equipo.

Lo mejor es dejar esa decisión por escrito para que haya como un acuerdo “formal” por ambas partes.

Si luego no sale bien, no vale echar en cara, sino asumirlo como un aprendizaje común.

Si no se llega a un acuerdo, siempre se puede dejar una parcela a cada uno para hacer pruebas y medir resultados. La clave es que si uno no está de acuerdo, no frenar a la otra persona, pero dejarle el espacio para probarlo, porque puede que sea algo positivo, pero siempre dejando todo por escrito, con los resultados que se esperan del experimento y las pruebas y medirlos después.

9. Evitar los celos profesionales y celebrar los éxitos juntos

Tanto a nivel de pareja como en relación de negocios, hay que dejar el ego a un lado.

Cuando uno de los dos consigue éxito en algo determinado, pueden ocurrir dos cosas: que la otra persona viva y sienta ese éxito como algo común a los dos, al negocio y, por tanto, experimente alegría por el mérito conseguido… o llegar a sentir ciertos celos. Sobre todo cuando hay dos personalidades fuertes con tendencia a liderar.

Para que la relación tanto profesional como personal fluya, recuerda que sois un equipo y no rivales que compiten entre sí. Los éxitos hay que verlo como un éxito del negocio y no como éxitos separados.

10. Reconocer, agradecer y valorar

Como último consejo, reconoce, agradece y valora lo que la otra persona hace a diario por el bien común del negocio y de la vida que habéis construido juntos.

Quédate con lo bueno, no le des importancia a pequeñeces y tonterías  que no tienen tanta importancia y siéntete afortunado (o afortunada) por la persona que tienes al lado.

Y, da igual cómo se haya dado el día. Si ha sido bueno o malo. Antes de irte a dormir, ve donde esté tu pareja… dile que la quieres y ¡¡¡dale un buen beso!!! 😀


Tened en cuenta que nosotros contamos estos consejos, pero no quiere decir que seamos perfectos. Esto nos sirve a nosotros para reforzar estos puntos y seguir mejorando.

Trabajar y emprender en pareja tiene muchos beneficios si sabes gestionarlo.

Te obliga a mejorar como persona, a aprender a escuchar, debatir distintos puntos de vista y llegar a soluciones.

Tener una visión compartida y un propósito te hace tener más complicidad como pareja y nos mantiene alineados.

Tiene muchos más puntos positivos y negativos, y esto nos permite disfrutar de nuestro estilo de vida, viajar, y dedicar tiempo a lo que realmente nos importa, así que no lo cambiamos por nada del mundo.

Así que si te ha gustado este vídeo, déjanos tu comentario contando tu experiencia emprendiendo en pareja y qué añadirías a esta lista. ¡Queremos saber vuestros cotilleos del día a día!

About the author

Isa

Tras crear varios proyectos en internet y vender nuestra startup en 2015, ahora nos dedicamos a viajar por el mundo y compartir nuestra experiencia ayudando a otros emprendedores a sacar su máximo potencial, avanzar con sus negocios y crear su estilo de vida.

2 comments

Leave a comment: